Arte y cuarentena


Es un hecho, estamos viviendo un momento histórico. La llegada de COVID-19 y la incertidumbre y el miedo que ha traído consigo ha afectado a todo el mundo. Es un momento triste y extraño. Nos encontramos inmersos en conversaciones que giran en torno a temas como el contagio, el virus, las mascarillas, la cuarentena y que, hasta entonces, no formaban parte de nuestra rutina. Y de repente nos vemos privados de nuestra libertad, algunos obligados a crear nuevas dinámicas de trabajo y también nos encontramos preocupados por el cuidado de nuestra salud mental.

Pieter Bruegel the Elder, Triumph of Death, c. 1562

La humanidad ha experimentado otras pandemias. Buscando información al respecto, encontré un artículo en Daily Art Magazine de hace unas semanas, que repasa la historia, algunas plagas y la producción artística en esos periodos, desde la peste negra en el siglo XIV, pasando por la gripe española ya en 1918 y citando también el apogeo de la epidemia de sida que se produjo en los años 80. Es interesante analizar cada obra y ver cómo los artistas retrataron su realidad; temas como los esqueletos y la muerte eran muy comunes.

Paulus Furst de Nuremberg, Dr. Schnabel von Rom , 1656

Pero, ¿cómo sobrevivir al coronavirus? Si bien es inevitable pensar en cómo será nuestra vida/trabajo/arte después de que todo esto pase, creo que es necesario mantenerse positivo y con la mente trabajando en las oportunidades. Leí en alguna parte que tenemos paciencia para trabajar en una oficina durante 5 años, pero no tenemos la misma paciencia para desarrollar algo propio. ¡Sí, aquí vamos! 

Como ya trabajo desde mi casa y vivo en un pueblo tan pequeño, mi día a día no se vio tan afectado por el confinamiento. La mayor lucha de las últimas semanas ha sido conmigo misma y no con los proyectos que no llegaron. ¿Y qué me ayuda a mantener el ánimo? Inspiración. Conocer las historias de otras personas, investigar cada vez más a mis referentes, hacer lo que me gusta. También hice algunos cursos para mejorar mis conocimientos sobre estrategia. Y no pasa nada si un día la disciplina de todo esto decide salir a pasear: ya habrá un día siguiente para recuperarse. Por supuesto que vi películas y series, y aunque creo que fue un momento de ocio, a veces también surgen ideas maravillosas en estos momentos y estoy abierto a ello, sin culpa.

En esta cuarentena he estado produciendo en varios proyectos diferentes, estudiando, investigando y experimentando con técnicas que aún no había trabajado. Todo es válido en este proceso de construcción, de hacer arte y explorar posibilidades, porque las limitaciones son tantas que, si se me acaba el papel de acuarela, pienso: ¿qué puedo usar? Incluso destruí un muestrario de papeles de imprenta para ver cuáles me servirían de soporte. Y por primera vez, compartí un poco de mi proceso de pintura en vídeo.

Y por supuesto, no puedo dejar de comentar las iniciativas geniales que veo cada día en las redes sociales. Creo que tal vez estemos avanzando hacia una mayor valoración del arte: la LIVES de los cantantes para recaudar donaciones; la unión y colaboración entre artistas para mantener o crear nuevas formas de obtener ingresos; las exposiciones virtuales para dar a conocer los proyectos de los artistas emergentes... Y después de tantos días encerrados, muchos se han dado cuenta de que el arte es necesario, no es sólo de la elite o del artista, es de la sociedad.

En una proporción mucho menor, pero con el gran deseo de poner mi granito de arena para aportar más alegría en estos días, he decidido transformar 3 de mis acuarelas en fondos de pantalla para móviles y compartir gratis. No dude en descargarlos.

Espero que, estés donde estés, estés a salvo. Cuídate.
Abrazos,
Fabiana